martes, abril 07, 2009

con runar....

sigo con los pendientes, como esta visita a Runar Olsen en Åsgård (pronúnciese la å como o francesa). El autobús, lleno de estudiantes que se bajaban a mitad de carretera en un paisaje fabuloso, cubierto de niebla, verde gris... Yo pedí auxilio, dónde es la parada de Storehuset? y todos muy amables me indicaron. Cruzando el puente de este río aterrizo yo a una cuadra de la casa taller de este noruego. Me había dicho "enfrente hay un lago y un parque"....y si, ahí están. Runar habla español, regresó hace un par de semanas de Mozambique, es vegetariano y toca percusiones.


lo encuentro con las manos en el barro húmedo y dócil. Tiene un pedido de tazas. Mientras trabaja yo mirojeo su tienda, que está en el mismo cuarto, enfrente.
trabaja porcelana y alta. Es hijo del ceramista Carl Olaf, así que toda su vidaa transcurrió entre el barro y el fuego. Sus piezas son finas, sus esmaltes muy trabajados y probados. Me hubiera gustado traerme alguna pieza pequeña, pero me niego a cargar cosas de aquí para allá, como siempre. De hecho, he buscado dejar cosas en lugar de tomarlas.

Cuando termina, me muestra el taller y subimos a tomar un te. Su casa tiene un mucho de tiempos pasados, un ambiente muy conocido, olor a champa, ese incienso tibetano dulzón, mandalas...alguna serie de cactus muy mexicanos, representativos de ciertos desiertos junto con Shivas danzantes. Me muestra sus videos del viaje, me regala algunos videos alucinantes de nombre impronunciable (bueno, Baraka es uno de ellos), y nos vamos a Sandnes a comer a un chino.
Runar es una de esas personas en que sabes que hay muchos puntos de contacto que pueden mantener una amistad por mucho tiempo. Alguien directo, sincero, energético. Me despido de él y me alegro haber pagado la visita. Él estuvo en Tou para la proyeccyón de Nómada y unos días antes fue hasta allá para conocerme, como encargo especial de Steve Hubback.
Tomo mi autobús de regreso. Camino en una noche no muy fría y llego directo a Tou, a

1 comentario:

Víctor Gayol dijo...

Preciosas piezas, precioso día.