martes, marzo 23, 2010

salinas para acabar el día


Salinas está muy cerca de Avilés donde Fermín y Carol tienen un piso. Es un pueblo de mar en el que el Cantábrico suena con potencia y su aroma es una delicia. Este mar -el Cantábrico-, me mueve muy fuerte. No se, soy marina, hija de Yemayá, todos los mares, el Oceáno en si, me dan felicidad.
Pero el Cantábrico me mueve fibras como ninguno.
ver y oler la bruma/brisa al atardecer
engolosinarse con las nubes

maravillarse
una vez más

2 comentarios:

Amilamia dijo...

Qué bonitas las fotos Elizabeth, qué envidia dan... el mar tan cerca de la retina.
A mí también me encanta el mar, creo que es lo más hermoso que existe en el mundo, aunque yo me quedo con el Atlántico (je,je) es más bravo, especialmente en algunos lugares da costa da Morte, puedo pasarme horas mirándolo y escuchando su bramido: Cabo Touriñan, mar do rostro, mar de fóra, praia do 13, soesto...
Bicos

E dijo...

al final el mar es solo uno.... y cada quién le tira a su querencia, a su terruño.