martes, marzo 09, 2010

sobre el 8 de marzo

debemos siempre de recordar que una de las estrategias favoritas del poder androcrático (hay otro?) es apoderarse (valga) de los discursos, luchas, símbolos, medios, recursos revolucionarios de la resistencia, de las vanguardias, y torcerlos, manipularlos, endulcolorarlos para hacerlos inofensivos, inocuos para ellos, para la estructura, para el sistema (ese stablishment que ya nadie menciona por considerarlo un término caduco pero que sigue siendo un sinónimo válido). Eso hicieron con la música y los movimientos sesenteros: adiós rock bienvenido el pop (o poop), adiós flowerpower, venganos a tu reino drogas duras y billetes. "Déjalos que hablen, pero que no hagan. Al fin que para eso tenemos el dominio de los medios, de las disqueras, de Hollywood, del agua, del maíz...."
Y las mujeres! esas brujas latosas, arpías, lesbianas, feas y gordas que se atreven a hablar de feminismo!
Leí ayer en el facebook opiniones de personas que en otros terrenos se diría piensan sensiblemente (y me refiero a hombres tanto como mujeres), frases como las feministas me dan hueva. Han hecho su trabajo, ciertamente. Cuántas mujeres se escandalizan ante la palabra feminista. Pero si a mi me gustan los hombres!!!
Desinformación, manipulación, enceguecimiento. Todo eso y más juega en nuestra contra. Si no, que lo digan en Ciudad Juárez...

1 comentario:

rosa dijo...

de acuerdísimo contigo, eli: no hay nada que celebrar!! y sí, los comentarios en el facebook y chistes machistas que me llegaron por correo son inadmisisbleas a estas alturas!!