lunes, septiembre 20, 2010

rheinfall: el salto del rin

el lunes tomamos un tren hacia Shaffhausen, y desde el tren vimos el salto
ya abajo nos acercamos lo suficiente, pero no tanto como para treparnos a una de las grandes rocas en medio de la cascada. El sonido impresionante, el agua clara, poderosísima. Estos son los datos:

a la roca se va en estos barquitos. Llega una empapada, no hay duda

en los planes estaba subirse a otro barco que nos llevaría por el Rhein hasta Stein der Rhein, no otra roca sino un antiguo pueblo con una peculiar decoración de sus edificaciones. Dos horas de travesía río arriba, bajo el cálido sol.

cruzamos bajo este viejo -y bajo- puente de madera. Tan bajo era que el barco tuvo que quitar el techo y nadie podía ir parado con riesgo de golpearse la cabeza.
Y este es Stein:

2 comentarios:

Carlos F. Massé dijo...

Te sigo, muerto de envidia, ja, ja...
Impresionante!
Salud

Encarna González dijo...

Que recuerdos me despiertas, no dejes de viistra Mainau, la isla de las flores, entre Suiza, Alemania y Austria, merece la pena esa isla repleta de flores vibrando sobre el lago. Feliz viaje, un abrazo Encarna